Friday, August 14, 2009

Potential Treatment for FIP

Legendre, A.M. and J.W. Bartges, Effect of polyprenyl immunostimulant on the survival times of three cats with the dry form of feline infectious peritonitis. Journal of Feline Medicine & Surgery, 2009. 11(8): p. 624-626.

La peritonitis infecciosa felina (FIP) es una enfermedad importante incomprensible y clínica de gatos causados por biotype virulento de coronavirus felino. A pesar de que la enfermedad es relativamente común, los veterinarios estan enfrentados con un dilema frustrante porque no hay ninguna prueba individual que sean fiables para el diagnóstico de FIP, el cuadro clínico es muy variable, y no hay ningún tratamiento eficaz conocido. El Polyprenyl immunostimulant (PI) es un biológico veterinario investigational fabricado por el Sass & Sass, Inc y consiste de una mezcla de phosphorylated, polyisoprenols lineal. Un caso de la universidad de Tennessee describe a tres gatos con la forma (no efusiva) seca de FIP tratado con la PI. Los gatos fueron tratados con dosis variadas de la medicina, y tanto por rutas subcutáneas como por orales. Dos de los tres gatos todavía estaban en el tratamiento y estaban vivos y bien 2 años después del diagnóstico. El tercer gato sobrevivió 14 meses, pero fue tratado durante sólo 4.5 meses. Los investigadores concluyen que los estudios adicionales para tasar la eficacia terapéutica de la PI para el tratamiento de FIP son garantizados.

LESIONES EN LA PIEL ASOCIADAS CON FIP

Declercq, J., H. De Bosschere, et al. (2008). "Papular cutaneous lesions in a cat associated with feline infectious peritonitis." Vet Dermatol 19(5): 255-8.

Este papel describe lesiones extrañas asociadas con un caso de la peritonitis infecciosa felina (FIP) – ligeramente levantó papules intradermales que no eran dolorosos, ni picantes. El gato domestico de pelo corto,macho intacto de 7 meses también tenía otros indicadores de FIP, como fiebre, uveitis anterior, angustia respiratoria, y anormalidades de riñón. Las lesiones de piel estaban en el cuello y tórax y difíciles de ver en estas áreas pelo. El análisis de Histopathologic de estas lesiones junto con immunohistochemistry reveló lesiones FIP típicas. De ser descubierto temprano en el proceso de enfermedad, el análisis de lesiones de piel similares puede ayudar a proporcionar un diagnóstico.

 

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA( PIF)

Peritonitis infecciosa felina (PIF) es una enfermedad viral de gatos causada por determinadas cepas de un virus llamado virus del coronavirus felino. La mayoría de cepas del coronavirus felino no son virulentas, lo que significa que no causa enfermedad, y se conocen como coronavirus entérico felino. Los gatos infectados con un coronavirus felino en general no muestran ningún síntoma durante el inicio de la infección viral, y la respuesta inmune se produce con el desarrollo de anticuerpos antivirales. En un pequeño porcentaje de los gatos infectados (5 a 10 por ciento), ya sea por una mutación del virus o por una aberración de la respuesta inmune, la infección avanza en clínica PIF.El virus se denomina virus peritonitis infecciosa felina (PIFV).

Con la asistencia de los anticuerpos que se supone deben proteger al gato, los glóbulos blancos están infectadas con el virus, estas células y luego transportan el virus en todo el cuerpo del gato. Una intensa reacción inflamatoria se produce en torno a los vasos en los tejidos donde se localizan estas celulas infectadas, a menudo en el abdomen, riñón, o el cerebro. Es esta interacción entre el cuerpo del propio sistema inmune y el virus que es el responsable de la enfermedad.

Una vez que un gato desarrolla PIF clínica que comprenda uno o muchos sistemas del cuerpo del gato, la enfermedad es progresiva y es casi siempre fatal.

La causa precisa de FIP es confusa pero hay dos hipótesis principales. En primer lugar, que una mutación ocurra, sera lo que favorezca la réplica viral en monocytes y macrophages . Esto ha sido llamado la teoría de mutación interna, aunque ninguna mutación consecuente haya sido identificada aún. En apoyo de esta hipótesis es la presencia de tensiones muy virulentas de FCoV que son capaces de consecuentemente inducir FIP, aunque en condiciones experimentales . La segunda hipótesis para el desarrollo de FIP es que cualquier FCoV puede causar FIP, pero que la carga viral y la respuesta inmune del gato determinan si FIP desarrollará Es probable que ambos factores,  viral e inmunidad , desempeñen un papel en el desarrollo de FIP.

La mayoría de los gatos que elaborar PIF son menores de dos años, pero los gatos de cualquier edad pueden desarrollar la enfermedad.
PIF NO es una enfermedad altamente contagiosa, ya que en el momento en que el gato desarrolla la enfermedad clínica sólo una pequeña cantidad de virus está siendo excretada.El coronavirus felino se puede encontrar en grandes cantidades en la saliva y las heces de gatos durante la infección aguda, y en menor medida en los gatos recuperados o portadores, por lo que se puede transmitir a través del contacto gato a gato y exposición a heces. El virus también puede vivir en el medio ambiente durante varias semanas. Los excrementos son la fuente principal de FCoV y se cree que el modo principal de la transmisión es la ruta fecal y oral, las bandejas del gato  representan la fuente principal de infección en grupos de gatos. La contaminación vía  saliva puede ocurrir en grupos de gatos en contacto o compartiendo  platos de comida. La transmisión  Transplacentaria ha sido descrita de una madre que desarrolló la enfermedad durante el embarazo , pero es rara. Los gatos susceptibles con mayor probabilidad serán infectados por FCoV de gatos asimtomaticos.La transmisión de FIP se considera improbable en condiciones naturales aunque haya sido demostrado experimentalmente.

Los gatos que han sido expuestos inicialmente al coronavirus no suelen mostrar ningún síntoma aparente. Algunos gatos pueden mostrar leves síntomas del tracto respiratorio superior, tales como estornudos, ojos llorosos y descarga nasal. Otros gatos pueden experimentar una leve enfermedad intestinal y mostrar síntomas como diarrea. Sólo un pequeño porcentaje de gatos que están expuestos al coronavirus felino desarrollar PIF y esto puede ocurrir semanas, meses o incluso años después de la exposición inicial.
En los gatos que desarrollan PIF, los síntomas pueden aparecer de repente ya que se los gatos tienen una asombrosa capacidad para enmascarar la enfermedad hasta que se encuentran en un estado de crisis. Una vez que desarrollan los síntomas, a menudo existe una creciente gravedad en el transcurso de varias semanas, que terminó en la muerte. En general, estos gatos primero desarrollan síntomas inespecíficos, tales como pérdida de apetito, pérdida de peso, depresión, pelo áspero, y la fiebre.
Hay dos formas principales de la PIF, una efusiva, o "húmeda", y no efusiva, o "seca". En general, los gatos se presentan los signos de la PIF no efusiva forma más lentamente que la forma efusiva. Los síntomas generalmente incluyen la pérdida de peso crónica,depresión, anemia, y una fiebre persistente que no responden a terapia antibiótica.
En la forma efusiva de PIF se caracteriza por una acumulación de líquido en el abdomen, o menos comúnmente en el pecho. A principios de la enfermedad, el gato exhibe síntomas similares a la forma seca, entre ellos pérdida de peso, fiebre, pérdida de apetito y letargo. En la forma húmeda de la enfermedad a menudo progresa rápidamente, y el gato rápidamente aparece el vientre hinchado debido a la acumulacion de liquido en el abdomen. Cuando la acumulación de líquido se convierte en excesiva, puede resultar difícil para el gato a respirar normalmente.

El FIP puede ser difícil de diagnosticar debido a que cada gato puede mostrar diferentes síntomas que son similares a los de muchas otras enfermedades.

 

Uno de los aspectos más difíciles de la PIF es que no existe una simple prueba diagnóstica. La prueba ELISA, IFA, y virus neutralization pruebas de detección de la presencia del coronavirus anticuerpos en un gato, pero estas pruebas no pueden diferenciar entre las distintas cepas de coronavirus felino. Un resultado positivo significa sólo que el gato ha tenido un antes la exposición al coronavirus, pero no necesariamente una que causas PIF.
El número que se informa de estas pruebas se llama título de anticuerpos. Los titulos bajos indican una pequeña cantidad de anticuerpos contra el coronavirus, mientras que títulos altos indican una mayor cantidad de anticuerpos. Un gato sano con un alto título, sin embargo, no tiene más probabilidades de desarrollar PIF o ser portador de PIF coronavirus causante de que un gato con un titulo bajo.
Otras pruebas se han desarrollado que puede detectar las partes del propio virus. La prueba de inmunoperoxidasa detecta infectados por el virus en las células de tejidos, pero es necesaria una biopsia del tejido afectado para la evaluacion. Otra prueba de antígeno utiliza la reacción en cadena de polimerasa (PCR) para detectar el material genético viral en el tejido o fluido corporal. A pesar de que esta prueba demuestra la promesa, la PCR es actualmente sólo capaz de detectar coronavirus en general, no necesariamente las que causan la PIF.
Hasta la fecha, no hay screen para saber el riesgo de desarrollar PIF en gatos sanos, y la única manera de diagnosticar definitivamente PIF es por medio de biopsia, o el examen de los tejidos en la autopsia. En general, los veterinarios podrán basarse en el diagnóstico de presunción, que puede hacerse con un relativamente alto grado de confianza de evaluación de la historia del gato, presentando síntomas, el examen de líquido si está presente, así como los resultados de las pruebas de laboratorio de apoyo entre ellos un positivo coronavirus título de anticuerpos

Medicamentos que han sido usados para el tratamiento de FIP
Mesa: las Medicinas que han sido sugeridas para el uso en FIP
El pronóstico para gatos con FIP es muy pobre. En un estudio publicado reciente la supervivencia mediana después de el diagnóstico era 9 días. Los factores que indican un tiempo de supervivencia corto son la cuenta de linfocitos baja, bilirubina alto, la presencia de la cantidad alta de la efusión. Los gatos que no muestran ninguna mejora dentro de 3 días con poca probabilidad mostrarán cualquier ventaja del tratamiento y la eutanasia debería ser considerada.

Muchas tentativas para desarrollar vacunas eficaces y seguras para proteger a gatos contra FIP. Lamentablemente la mayor parte de estos estudios fallaron, con ADE vigilado en varios procesos. Actualmente hay sólo una vacuna comercial disponible (Primucell ©, Pfizer). Esta vacuna está disponible en los EE. UU y algunos países europeos..
El Primucell ® contiene a un mutante sensible de temperaturas del tipo 2 FCoV estiran DF2. La vacuna es administrada intranasalmente y objetivos en la inducción de respuestas inmunes mucosal locales por la inducción de IgA y la célula medió la inmunidad. Sin embargo la vacuna también induce seroconversion, aunque los titulos sean generalmente bajos. Hay controversia considerable en cuanto a la seguridad y la eficacia de esta vacuna. La vacuna contiene un tipo 2 , mientras que el tipo 1 coronaviruses es más frecuente en el campo. Los estudios diferentes de la eficacia de vacunación en la inducción de la protección contra la enfermedad han sido realizados, tanto en condiciones experimentales como de campañaAunque algunos estudios experimentales hayan indicado que la vacunación protege contra la enfermedad, los resultados no han sido consecuentes. Las fracciones evitables entre 0 y el 75 % han sido relatadas . Los resultados de estudios  que examinan la eficacia de protección han sido igualmente contradictorios. Ninguna diferencia en el desarrollo de FIP entre el vacunado y grupo de placebo fue encontrada cuando la vacuna estuvo usada en colonias de cría persas . En un proceso dos veces ciego incluso 609 gatos, ningunas diferencias entre el vacunado y grupo de placebo fueron encontradas durante los 150 primeros días después de la vacunación. Sin embargo, después de 150 días, menos casos FIP ocurrieron en el grupo vacunado comparado con el grupo de placebo (1 contra 7). En otro proceso, una fracción evitable del 75 % fue encontrada cuando la vacuna fue probada en un refugio de gatos muy grande en los EE. UU . En el estudio último todos los gatitos eran seronegative antes de la vacunación. Por lo tanto puede concluirse que Primucell ® no podría ser eficaz en gatos seropositive que han sido expuestos ya a FCoV. Desde Primucell el ® está licenciado para el uso a partir de 16 semanas mayores de edad y no es eficaz en gatos más jóvenes , la mayor parte de gatitos (y sobre todo aquellos viviendo en colonias criadoras y casas de gato múltiples) han sido infectados ya y son seropositive. Esto es una limitación práctica importante para su uso. ADE que era un rasgo de algunos procesos de vacuna experimentales no ha sido vigilado en estudios , sugiriendo que la vacuna pueda ser considerada segura.

http://winnfelinehealth.blogspot.com/2009_08_01_archive.html



CONCLUSIÓN

Por el momento no es posible diferenciar un virus enterico común FECV del virus de FIP mutado.Ninguno de los des estudios publicados hasta el momento ha puesto de manifiesto una verdadera diferencia genéticaen tre el FECV y el FIP que pueda permitir la puesta a punto de una prueba fiable.

La mayor parte de los gatos no contrae la FIP de una fuente exterior, sino que la "cultivan" ellos mismo a partie de sus propios FECV mutantes.La transmision entre gatos de FIP es relativamente rara.Por tanto gatos afectados por esta enfermedad no suponen un riesgo para sus congéneres, por lo que, en teoria, no es necesario ponerlos en cuarentena:en todo caso el criador no debe preocuparse demasiado en caso de contacto con otros animales.

En la actualidad no se dispone de ningun medio para determinar si un gato sano portador de FCEV es susceptible a contraer FIP.Los títulos de los anticuerpos muestra correlación solo en pequeña medida con el riesgo de FIP y, por tanto,no deben servir para pronogsticar la aparicion de FIP en un gato con buena salud.Por otro lado es dificil comparar los resultados obtenidos en diferentes laboratorios,ya que no se ajustan necesariamente a las mismas normas de estandarización de las pruebas o al mismo control de calidad.

ABCD_FIP_GUIDELINES

ACTUALIDAD INTERNACIONAL

Un proteinograma puede diagnosticar la Peritonitis Infecciosa Felina

Última actualización 25/02/2008@00:00:00 GMT+1
Peritonitis Infecciosa Felina (PIF) tiene dos variantes: la primera, con derrame, más fácil de diagnosticar, porque aparece un fluido abdominal. La segunda, es la variante seca, sin derrame, también conocida como no inflamatoria. Es más complicada y difícil de identificar. Para eso sugiere el uso de un proteinograma.

Una de las más interesante conferencias dictadas en el marco de las Jornadas Internacional de Medicina Felina organizadas por AAMeFe a fines del año pasado fue la que dictó el Dr. Richard Ford sobre Peritonitis Infecciosa Felina (PIF). En su charla, de alto nivel y un claro tono académico, el reconocido especialista brindó varios conceptos clave para el manejo de esta patología que tan comúnmente nos encontramos los veterinarios. Sin embargo, el concepto más interesante vino por el lado del diagnóstico, y fue un consejo bastante simple: según Ford, "con un proteinograma se puede diagnosticar la PIF".

Ford comenzó su exposición comentando que la PIF es una enfermedad que desde hace 25 años fascina a los veterinarios, por su complejidad en el diagnóstico y pronóstico. Al analizar su historia, vemos que la población más susceptible son los gatitos chicos, de dos meses a dos años de edad, pero también los gatos de  más de ocho años. "¿Es más común en el macho que en la hembra? Se ha dicho muchas veces, pero esta diferencia no es tan importante, no hay predisposición de género. Lo que sí quiero que entiendan es que hay una predisposición genética para el desarrollo de la PIF. En algunas razas, como Persas o Himalayos,  se observan más casos", aseguró Ford.

Luego, pasó a explicar cómo se origina la patología. Y en este punto comentó una novedad: la PIF no es contagiosa. "Hay dos tipos de coronavirus, el I y el II. El primero es benigno, pero el segundo, el que provoca la PIF, es muy virulento. Hay un sinnúmero de gatos infectados con coronavirus, se estima que son el 80%. Pero los que tienen el tipo I son portadores no enfermos, jamás presentan signos clínicos como diarrea o inflamación intestinal. Los portadores sanos eliminan el virus a través de las heces, otros se van contagiando. Por ejemplo, los infectólogos creen que el patrón de contagio de las hembras a sus crías es por el contacto feco-oral. A medida que se va dando el contagio, también se producen mutaciones en el virus. En algunos gatos con predisposición genética, el virus muta del tipo I al II, y es en estos casos cuando se desarrolla la PIF. Cuantas más veces se transmita el virus, más mutaciones habrá. A priori, es imposible saber qué gatos están predispuestos, y por eso puede pasar que, dentro de un mismo grupo de gatos, sólo algunos desarrollen la patología. Pero entre los que la sufren, la mortalidad es del 95%. Por eso afirmamos que la PIF no es contagiosa, y debido a esta situación es que no han funcionado hasta ahora las distintas vacunas contra PIF que fueron creadas a lo largo del tiempo", aseguró Ford.

Dentro de la presentación clínica de la PIF, el especialista señaló dos formas. La primera, más conocida, es la PIF con efusión, con derrame. Es la variante que más fácil se puede diagnosticar, porque aparece un fluido abdominal que tiene una consistencia viscosa y un color amarillento opaco, que se puede extraer y analizar. Por la naturaleza del virus, ese fluido tiene un altísimo contenido de proteínas, lo que a su vez provoca una vasculitis. Las proteínas son tantas que a simple vista en el líquido se pueden observar pequeños coágulos, como si fueran de sangre. Este cuadro alcanza para diagnosticar PIF. Si tuviéramos que hacer un frotis en un porta o una tinción, se verían pocos neutrófilos y macrófagos, porque el derrame abdominal es hipocelular. Según Ford, es definitorio de una inflamación piogranulomatosa, no de un pioabdomen. "Si ustedes pueden llegar a este nivel de detalle, no hay necesidad de pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico. Por otra parte, el 15% de los gatos con la forma inflamatoria desarrollan un derrame pleural", comentó.

Sin embargo, el principal problema es la otra forma en la que se presenta la PIF, y que afecta a entre el 15% y 20% de los casos. Es la variante seca, sin derrame, también conocida como no inflamatoria. Es más complicada y difícil de identificar. "Creo que nosotros, si hemos tenido una animal con esta enfermedad, ni nos dimos cuenta, es muy difícil de confirmar. La diferencia entre la forma con o sin efusión es que la última es crónica y de lenta evolución.

Es una enfermedad granulomatosa caracterizada por la formación de granulomas sólidos, que es de difícil confirmación si no hacemos cirugía de abdomen. El diagnóstico se complica porque las manifestaciones en el animal pueden confundirse con una disfunción abdominal, puede aparecer algo en los ojos y en el sistema nervioso central. Los signos clínicos varían según el sitio donde está alojada la lesión. Si la PIF compromete el SNC, el pronóstico es el peor: se mueren", aseguró Ford.

La principal presentación clínica de la PIF con compromiso neurológico es la paresia posterior. La segunda, las convulsiones. La tercera, las manifestaciones oculares, son las de mejor pronóstico. Son gatos tratables con una exéresis del ojo. Los signos son uveítis y precipitado querático (característico de la infección activa). Cualquier gato con uveítis es un diferencial importante para considerar la PIF. A medida que va cediendo la uveítis, algunos gatos formarán un coágulo de fibrina en la cámara ocular anterior. Esto confirma presencia de uveítis, no de PIF, pero es muy característico del cambio ocular que se da con la PIF.

"Hemos tenido muchos gatitos infectados que no veían bien, porque tenían desprendimiento de retina. Es muy posible ver los vasos de la retina simplemente con una iluminación dirigida. Si vemos vasitos en la retina es porque se desprendió", señaló el especialista.

Otra posibilidad, inusual, es la invaginación intestinal. Ford contó que trató un gato de dos años, que llevado al quirófano mostró múltiples granulomas en la superficie abdominal. La histología confirmó el  diagnóstico. "La cirugía abdominal exploratoria, al ver las lesiones en el tejido, nos ayudó mucho, porque no había fluido", contó.

Las lesiones más fatales de la PIF son las de los tejidos, piogranulomas en riñón, bazo, intestino. "Son suficientes para el diagnóstico, pero no son la causa de la muerte. Lo que sí provoca la muerte son las pequeñitas lesiones de infarto que se ven, la vasculitis que impide la circulación. Es muy útil poder obtener una muestra de tejido de la cavidad abdominal: puede no haber granuloma, pero si la histología confirma vasculitis, estamos ante una PIF. El mejor tejido para muestrear es un ganglio mesentérico. Después, muestra de hígado, y por último de riñón", recomendó el estadounidense.

Luego, Ford criticó a los tests de diagnóstico: "Hay muchísimas pruebas que se venden en el mercado, incluso en Argentina. Pero no son buenas. Todo animal expuesto a un coronavirus dará positivo del biotipo 1, los tests sólo confirman eso. La Elisa no es válida, no se la reconoce como prueba de diagnóstico. También hay PCR para el antígeno del coronavirus, pero no diferencia biotipo 1 y 2 del coronavirus".

Y tras esta crítica, Ford soltó el concepto más interesante y práctico de toda su conferencia: "La prueba más importante para diagnosticar la PIF seca es lo más simple que se puede pedir: proteínas totales".

¿Por qué? "Simplemente determinando si el gato tiene nivel alto de proteínas totales nos alcanza para establecer el diagnóstico. Si tiene más de 7.8 gramos por decilitro, corre riesgo de PIF. Algunos podrán decir que la proteína puede estar alta por la infección o, por ejemplo, porque el gato está deshidratado. Para establecer esta diferencia hay que observar las proteínas constitutivas: albúmina, globulina".

Ford lo explicó con un ejemplo, de un gatito de dos años con 8,8 gramos de proteínas totales. "El valor normal es 6, y la distribución debería ser 3 gr. de albúmina y 3 gr. de globulina. Pero en este caso, había una enorme diferencia entre las proteínas. La globulina estaba muy alta, pero la albúmina estaba baja, por la vasculitis que estaba sufriendo el animal. Si hubiera estado deshidratado, ambas proteínas deberían haber estado altas por igual. Esta diferencia entre albúmina baja y globulina alta es muy sugestiva de PIF. Aparentemente, el 75% de los gatos con PIF seca muestra este patrón, y también el 50% de los que sufren la forma húmeda".

¿Pero qué hacemos con el 25% de gatos con PIF seca en los que no encontramos esa diferencia entre las proteínas totales? El diagnóstico se complica aún más. En este punto, Ford recomendó ingresar a la página www.vetmed.auburne.edu, al apartado del Molecular Diagnostic Laboratory. Allí, dijo, hay información sobre un método de diagnóstico disponible en EE.UU., una transmisión reversa de la prueba de reacción de la polimerasa. Analiza específicamente el virus que se replica dentro de los macrófagos, no el virus en la sangre. El diagnóstico apunta a los ARN mensajeros que replican coronavirus en el macrófago, esto define la PIF.

Cómo tratar la patología
Según Ford, si estamos convencidos de que el gato sufre de PIF, la opción número 1 es muy barata: administrar dosis antiinflamatorias de prednisolona. El objetivo del tratamiento es reducir la vasculitis, por eso los corticoides está recomendados. La dosis es 0,5 mg/kg., dos veces por día. Y si tenemos un compromiso ocular, cualquier corticoide tópico sería adecuado.

En tanto, la abdomino-centesis se puede utilizar durante varios meses para reducir el volumen de fluido. Esos gatos llegan a vivir dos años más, y se pueden manejar a largo plazo si el dueño está de acuerdo. La calidad de vida que se logra con el tratamiento de prednisolona y la abdomino-centesis es bastante buena.

¿Por qué fracasan las diferentes vacunas desarrolladas? Porque la PIF no es contagiosa, sino que se produce por la mutación del coronavirus en los gatos con predisposición genética.


CLAVES DE LA ENFERMEDAD

• Tanto el Coronavirus Felino tipo I como el tipo II pueden causar el síndrome clínico PIF.
• Algunas razas y líneas dentro de las razas están predispuestas a la PIF. Predominan los gatos Persas, Balineses, Birmanos e Himalayos.
• El riesgo de PIF es mayor entre gatos que viven en conjunto con otros.
• La ocurrencia es mayor en cachorros. Los signos clínicos, si es que se presentan, pueden llevar varios años en desarrollarse.


http://argos.portalveterinaria.com/